Shalom, el saludo más abarcante